viernes, 23 de enero de 2015

Como se conseguia un contacto y no se moría en el intento (siglo XX)

Para los que rozan los 40 abriles o que fingen que aún los tienen, en esta Guia de lugares gay de Lima - Perú, recordamos, o, está bien, recuerdo como se conseguía puntos en los ochentas y es que antes de los chats y facebook, no había computadora
y el internet era el sueño de algún nerd sin vida sexual y seguro más onanista que yo (que Dios lo bendiga). Recuerdo el viejo periódico DeSegundamano, de color amarillo, donde en los anuncios de sentimentales se ponían unos avisos como para quedar en algún lugar de Lima (por lo general en el centro). Las personas quedaban llamandose a los fijos - olvídate del celular, estamos aun en la prehistoria gadgetera - y era de una vergûenza única quedar con un perfecto desconocido en esos tiempos de represión. Lo más interesante fue que habían anuncios de patas desde el extranjero y muchos amigos míos gastaban sus propinas en enviar cartas (no emails, por favor, contextualísense) manuscritas con fotos y algún recuerdo o souvenir del Perú. Unos pocos la hicieron y ahora están en el extranjero. Otra forma de hacer "punto" era el denominado cruce telefonico. El problema era hallar un número que nadie contestara y tener un oido muy fino para diferenciar entre todas las voces, aquella que quisiera hacer algo entre hombres por que la mayoría eran voces de héteros pero al final, algo se encontraba.No puedo olvidar de las galerias Boza, en especial en la parte final donde había un puesto de recuerdos con unas tazas en forma de pene o vaginas, bromas sexuales y otras pastillas de dudosa calidad y beneficio. Uno se paraba mirando la vitrina como interesado por algún producto que nunca compraría y listo había otro ahí también buscándote. Ahí si que conocí a mucha gente al igual que en los portales de la Plaza San Martín o caminando por el Centro de Lima, pero eran en los ochentas, los escaparates de las Galerías Boza donde fijo hallabas lo que querías con esa mirada de ojo de .... para descubrir al futuro punto o quizá pareja. Con el tiempo, el internet dejó atrás a los periódicos y las miradas furtivas de cualquier lugar o zona estratégica. Cuando empezaron a alquilar cabinas recuerdo que costaba 4,50 soles la hora, era caro y habían poquísimas cabinas, los chats todavía no se habian creado y sólo te comunicaban con tu futuro agarre por email por Netscape. Había algo de romántico en esperar el correo certificado (y para las más misias correo simple) de tu punto extranjero y esperar que venga a Lima y por fin puedas conocer algo más que la Av Abancay. Esta Guia de lugares gay de Lima - Perú se está poniendo muy venenosa.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Fisting: Aprendiendo anatomía de manera práctica

Buenos días amigos, aquí desde esta mi página de GUÍA DE LOS LUGARES GAY DE LIMA-PERÚ les voy a escribir de un tema totalmente diferente a lo que se lee en este blog y es el fisting.

Bueno, no es que sea un tema nuevo, se ha visto en cantidad de videos porno y por internet, además de haber fotos y textos ilustrativos entre otras cosas pero ello sólo te indica o disfrutas con ánimo voyerista sobre esos escabrosos y profundos temas del sexo gay más no te indica la sensación que se siente hacerlo.

Y es que lo hice (no me lo hicieron por si acaso) y para no terminar  la historia de manera tan brusca (y sin lubricante) les contaré qué paso y cómo al final pasó.

Las redes sociales ( de los cuales hablaremos en otro post ) son un mundo increíble de acercamiento a tantas deliciosas formas de pecar que uno no deja de ser atraído por ellos y como, con lo curioso que soy, entré a uno de ellos, más que nada al MANHUNT y ahí encontré en el tablero de anuncios una orgía que celebraban en un distrito residencial cerca de la Av. Salaverry y fui al citado lugar.

En un viejo edificio de los 50s, en un segundo piso, con una decoración de abuelita con los viejos tapetes de crochet y piso de colegio nacional, habían cuatro puntas que me recibieron entre curiosos y ansiosos. Después de los saludos y las desvestidas de rigor comenzamos con la acción.

El grupo se componía de personas mayores de 28 hasta los 50, con ausencia de osos ya que todos éramos delgados, en su mayoría pasivos y varoniles. Todo bien por ahí. Todo era tal como debería ser y como tuvo que ser.

En el segundo round, después de la conversación y las bromas de rigor, uno de los convidados preguntó sobre sí alguno habría hecho el fisting. Cada uno movía la cabeza indicando su negativa pero que sí sabían de ello. Luego la siguiente pregunta fue si es que lo harían, cuando llegó hacia mi y como soy de la idea de querer probarlo todo (bueno no todo) para poder hablar de ello con motivo de causa, le dije que sí lo haría e inmediatamente sacó un guante quirúrgico, abrió las piernas y me dijo: adelante.

Todos nos quedamos impresionados y más yo, en ese momento los restantes invitados al convite hicieron un corro entre los dos y ahí, en medio de tantos humores y sudores, me pidió que le introdujera mi mano en su ano.

Pero cómo podría hacer semejante hazaña, si un pene de considerable tamaño duele y usando lubricante, un brazo es peor. Sin salir de mi ensimismación sobre el método a usar, inmediatamente el pata sacó un sachet de acondicionador Bonawell indicando que ese era el truco. Con una mano enguantada y lubricada de acondicionador (nueva función de ese producto) procedí a meter los dedos.

Al principio tuve temor por que no quería hacer daño. Obviamente empecé con un dedo y haciéndolo con cuidado. Sin embargo el pata ni se inmutaba de dolor o de placer, concentrándose me pedía que ingresara más dedos. Poco a poco introduje lo pedido y con al final mis dedos hicieron un conito para poder ingresar, sin embargo todavía no había metido nada de la mano. El pata comprendía mi temor pero me incitaba a que sea más decidido. Como primerizo que fui, decidí a meter toda la mano lo más fino que pudiera ponerlo y para mi asombro entró sin oponer resistencia el esfínter anal. Una nueva sensación experimenté con mi mano dentro de su ano y sin ningún reclamo pidió más el fulano. Cerré mis ojos para poder recordar, desde un punto de vista práctico, mis clases de anatomía del colegio. Nada me enseñó lo que ahora podía percibir con el sentido del tacto, pude, dentro de ano, abrir mi mano que estaba en forma de cono y tocar el recto e inclusive un orificio dentro del ano que supuse que sería el inicio del intestino grueso. Por fin dentro de mi recreación mental me di cuenta que entre el ano y el intestino hay un espacio denominado el recto que debe de ser de unos 12 cm aproximadamente y que es elástico.  Mi dedo pudo entrar un poco (y por temor) dentro del intestino grueso y conocer, vívidamente, ese aspecto del cuerpo humano.

La cosa no terminó ahí, mientras sacaba la mano noté lo limpio que había quedado y es que seguro se habría hecho alguna lavativa antes de venir. Me pidió que volviera a meter la mano pero ahora que girara la mano dentro del recto. Al hacerlo vi el placer que le producía. Luego me dijo que si quería meter la otra mano, y antes de decirle que sí ya había sacado otro guante y su consabido sachet de acondicionador. Mientras que uno de los integrantes de la orgía me ayudaba con el guante ya que yo no podía, me imaginé que quería que le metiera las dos manos a la vez, alucinado como estaba, me dijo que aún no podía hacer eso pero que metiera uno y al mismo tiempo sacara el otro. Haciendo caso a las instrucciones verbales del fisting dadas por mi coach, hice eso pero despacio, sin embargo me animó a  hacerlo más rápido y es así que poco a poco fui apurando la velocidad. Me impresionó la adaptabilidad del ano para poder ensancharse mientras metía uno y sacaba el otro mientras el pata me miraba a cada momento con mucho cariño. Así, como si fuese una bolsa de golear en el mismo punto un puño cada vez, así me parecía ese ejercicio, por que al final era un ejercicio y cansaba los brazos. Al cabo de unos minutos estaba con los brazos exhaustos y pedí detener la aeróbica sesión. El pata preguntó por alguien que quisiera hacerlo sin embargo nadie se animó. Al final hice algo que nunca pensé hacerlo y sólo verlo en los videos: un fisting.

Terminó la sesión como debía de terminar, en una especie de baño maría sobre el dueño de la casa.


Así pues, mientras me vestía y pensaba en un duchazo de agua caliente y el recalentado de la tarde, pensaba en esta experiencia y en compartirlo (a petición de un amigo) en esta GUÍA DE LOS LUGARES GAY DE LIMA-PERÚ para el deleite (y su total satisfacción) de esta mi experiencia anatómica sexual y bizarra de toda mi vida gay.

sábado, 19 de abril de 2014

La segunda playa gay de Lima. Una noche no tan Virgen de Cerro

Gracias por leer este humilde blog de Guia de los lugares de gay de Lima- Perú y disculpen no haberlo actualizado pero he estado algo ocupado, sin embargo, pensando en este fin, quise visitar esta la segunda playa gay de Lima.
Bueno, por qué la segunda. Hasta lo que yo recuerde, la primera fue la playa de Las Cascadas por Salvataje en la bajada de Almendariz allá en los 90. Ahí veía a muchos disfrutando del sol y de algunos partidos de voley al costado de un establecimiento de salvavidas de la PN (cuan distintiva sigla de nuestra Policia Nacional). Pero eso es historia y ya hablaremos de ello en otro post.
Esta semana santa pensaba ir de campamento al campo y como nadie se animó supuse que me quedaría en Lima recorriendo las siete discotecas de Lima, sin emabrgo un mensaje de whatsapp me informó que un amigo quería ir a Cerro La Virgen y yo, con la curiosidad que me caracteriza, ni corto ni perezoso, a pesar de que sólo veo a este pata alguno que otro jueves al año, me animé a ir y de paso conocer dicha mentada playa.
Cogí mi carpa y cargué lo más que pude mi celular para poder disfrutar de un lugar del cual había escuchado mucho pero nunca experimentado y con muchas ilusiones cogimos el bus que nos llevaría ( a las 9 pm ) a dicho lugar.
Mala fecha ir en otoño cuando hace frio y el mar está helado y peor de noche pero en fin, todo forma parte de la experiencia y de la aventura me dije y olvidé que no habia llevado ni zapatillas ni buso y sólo una casaca para abrigarme de la baja temperatura del lugar.
Llegamos y estaba lleno de carpas de todos los colores y de fondo música de todo tipo misma discoteca con luces, un par de drag queen y un locutor que coreaba a viva voz el nombre de su emisora por internet. Fue difícil encontrar a los amigos de mi amigo pero cuando lo hicicmos por fin pudimos sacar el trago para poder calentarnos ante la inclemencia de la temperatura y sí, unos tragos y el frio fue cosa del pasado.
Ahí estaba tratando de conocer a gente desconocida para mi mientras el trago se acababa con mayor velocidad y pasaba el tiempo. del ron a la cerveza o al whisky o a un brebaje que compraron que sabía a ron de quemar con Perú Kola lo cual apenas si lo probé, pero todo se vale para empilarse me dije y seguimos.
La disco estaba llena y la gente rompia al bailar con Corazón Serrano. Una cosa que me impresionó fue ver la gran cantidad de lesbianas que asistieron a esa playa. Yo nunca vi tantas y casi había una paridad entre gays y lesbianas en la disco. Mis amigos seguían tomando y yo me puse a caminar a eso de las 2 am por la playa para ver cuán verdad era su reputada fama y al final sólo pensé que habría que quitarle la primera y la ultima sílaba a la palabra reputada para poder describirla mejor.
No es que sea un puritano y un cucufato, inclusive soy de mente muy abierta y he tratado de experimentarlo todo lo que el ambiente gay ofrece sin embargo había cosas que no me parecieron.
Es verdad que ante un clima de bandera multicolor que había en la playa, la gente se abría cual flor disfrutando de ser gay sin tener que ser señalado ni burlado porque hasta yo me sentí más libre de lo normal y respiraba a todas mis anchas el ser gay ante el cielo nublado, la rudeza del mar y de la noche cerrovirgeniana del lugar donde estabamos, lo principal, cuidarse, no parecía que era importante.
Obviamente no lo digo por todos pero si vi mucha gente que no le importaba, en lo más mínimo, su seguridad personal y hasta inclusive, el amigo que me trajo terminó asaltado, con la nariz rota y yo prestándole el pasaje de retorno.
Y es que el consumo de alcohol, en lo personal, es agradable para abrir conversación y desinhibirse ante un grupo de gente que no conoces, pero el exceso te nubla y perturba el juício y a eso no llego y sí los patas con quien fui y mucha gente que va ahí.
Mientras mis amigos ya iban por la octava botella de ron, so pretexto de querer bailar (ya no quería tomar más) salí a caminar a un lugar que me habían informado los playeros asiduos a este lugar, una cueva donde todo está permiitido.
Bueno solo salí de la zona de camping, pasé por la linea (una línea de baños y duchas) que divide la playa de los cerros (que son de roca filosa) y caminé por el costado de los cerros para darme cuenta de la libertad de nuestro libre albedrío.
Y es que los patas tienen sexo sin remordimiento en la playa y los cerros. Desnudos y sin importarle el frio, grupos de hombres disfrutan cómo se penetran entre ellos teniendo como única pared la nada y de techo el cielo oscuro limeño.
Vi mucha gente caminando y tambaleándose por doquier, obviamente el trago habría surtido efecto y ahora buscaban algo de pasión nocturna mientras caminaban por las faldas de los cerros sin importarles si eran vistos o no. Pensé en el cruising de otros países y me dije: bueno aquí también tenemos nuestra versión chicha de "cruising" así que me acerqué a uno de esos grupos y vi que lo hacian a pelo, osea sin condón. Los patas estaban bien borrachos pero disfrutaban del sexo no importando que hubiera un grupito observándolos, todos ya desnudos esperando el turno sin haber sacado ticket y sin hacer cola.
Hasta un vigilante que vi cuidando una caseta le estaban dando un servicio completo de limpieza bucal y como sí nada.
En fin, seguí con mi camino y fui a ver la dichosa cueva donde para entrar hay que doblarse en dos sino te golpeas (y vi a varios golpearse) la cabeza. Sí bien había tomado y estaba picado pero la curiosidad me llamó la atención y lo primero que vi, o olí, fue el fétido olor a heces que se percibía en dicha cueva. Obviamente no les importaba a los parroquianos que estaban adentro sino que se sacaban la ropa y tenían sexo en plena oscuridad pisando latas de cerveza, condones usados, piedras filosas y con cuidado en no golpearse con el reducido espacio de esa cuevita.
Vi a uno caerse estrepitosamente y levantarse con marcas de sangre en la espalda habíendo perdido su short mientras trataba de ayudarlo el que estuvo de turno con él.
Después de ello quería saber cuan fácil es entrar a una carpa de un desconocido así que dejé de no mirar a nadie y miré a uno para ver que me decía y así de fácil obtuve una invitación para entrar a una carpa. Entré y comenzó a besarme el cuerpo. Me dije que no lo haría y mi treta fue decirle que en carpas no lo hago por lo incómodo y sucio que es pero que sí quería podíamos quedar para reunirnos en Lima, me pidió mi número de celuar y le dí con un número diferente al mio.
Nuevamente digo, no soy cucufato y sí he visto cosas como las que vi en el cine Colón y si alguna vez participé me quedaron de experiencia pero me di cuenta que para tener sexo en esa cueva o cerca de ahí debes estar bien borracho para no medir consecuencias.
Regresé en la mañana y la luz me enseñó más todavía y es que la gente seguía en su asunto, las carpas se movian ritmicamente y sin música más que los jadeos pertinente de gozo alcanzado y las personas apenas si podían caminar golpeándose entre carpa y carpa para llegar a su destino. Me desperté a las 6 am (dormí sólo tres incómodas horas) y mis amigos aún seguían tomando y al ver que yo ya no quería tomar, se fueron con otros amigos mientras me pidieron que cuidara las carpas por que hay "choros que cortan las carpas para robar las mochilas". Cuidé las carpas esperando que no hubiera alguno de esos patas mientras mis amigos seguian tomando. Había un frio terrible porque la neblina caía con fuerza homofóbica en la playa sin embargo ahí estábamos despiertos o dormidos o jadeando o tomando o etc nosotros los gays en esta playa que la habíamos conquistado para nosotros, por lo menos en estos días de semana "non" santa.
En la mañana cuando apenas salía el sol, la gente resucitaba de la nochecita e iban a bañarse o a tomar su desayuno, que mi grupo lo interpretó como cerveza con más cerveza. Añoraba mi café con pan pero comí galletas que compré con algo de gaseosa que sobró de la alquimia que se hizo con el ron, el whisky y ese ron de quemar que quedaba.
El sol salió (y se escondía) inopinadamente y de repente estaba llena y a pleno fulgor de voleybolistas y gente luciendo zungas, shorts y bermudas y fue escaso ver un bikini (no creo haber visto ni siquiera a las lesbianas usarlo)
Cansado de la falta de sueño y sucio por la arena y por que mi compañero no dejaba de llenar mi carpa con arena, decidí terminar mi aventura, levantar mi carpa y tomar las últimas fotos para el recuerdo acompañado de mi amigo a quien tenía que apoyarlo por haber perdido su billetera y con una herida en la nariz.
Decidí dar una última visita a la cuevita y por fin con la luz del día vi el short que el pata había perdido, estaba sucio y con manchas así que lo dejé ahí y me retiré a mi casa a tomar el bus que me dejó en el Centro de Lima lleno de una experiencia que no sé si vuelva a experimentar pero que por lo menos la viví para satisfacción de mi curiosidad.
En este post de GUÍA DE LUGARES GAY DE LIMA-PERÚ he querido no mostrarme como un santurrón ni nada por el estilo, no seré yo quien levante la primera piedra cuando debería de estar cubierto por ellas. La libertad de hacer lo que uno deseé es fundamental cuando no atente contra la libertad de otros pero también cuando no atente contra tu propia seguridad. He tenido muchos amigos que han partido por enfermedades y no quisiera saber que lo que vi fue el inicio de otros miembros de esa terrible estadística que azota a nuestra comunidad.
No sé si he escrito de más o quizá me falte, si así fuera, queda la adenda para poder informar más. Hasta la próxima.

lunes, 28 de enero de 2013

Del Fuji al Roma de los `80 a los 2013. A propósito del sauna Roma

Bueno en esta "Guía de los lugares gay de Lima Perú" que a veces se pone un poco nostàlgica escribiré sobre este nuevo sauna que han abierto. El sauna Roma en la Av. Petit Touars 2530 en el distrito que le hace competencia a Miraflores por ser el que tiene más locales gays en Lima; Lince. Fui un domingo para ver como eran las intalaciones y la verdad no están tan mal, la cámara seca no es fuerte pero sí amplia, aunque tienen luces led multicolores que cambian dando un efecto discotequero al seco. Muy aparte la música que ponen a las cámaras, que si siguen con el rock ochentero y no lo cambian por el reggetton, se agradecería. Las cámaras de vapor son pequeñas aunque muy potentes pero pequeñas así que no esperes ir con tu equipo de futbol de osos a llenar sus camaras de vapor por que tendrán que hacer fila. El jacuzzi- poza por que la verdad no es tan jacuzzi que digamos, esta bien y estrategicamente colocado en el centro del establecimiento al frente de ambas cámaras y duchas, Por cierto, hay 4 duchas para bañarse pero no esperen agua caliente por que no hay, me dijeron que lo instalarán pronto aunque no cuando. Hay ducha española y de hidromasaje. No hallarás piscina porque tal como lo escribí, el jacuzzi funciona como piscina. El bar recién lo están instalando y las camillas no serán comodas pero cumplen su función. Hay como 3 TV LCD donde ponen música variada y los casilleros van desde pequeños a medianos ( no grandes, olvida guardar tu terno por que se arrugará). Las sandalias con las tipicas chancletas que venden en el mercado central.y los baños son higiénicos habiendo 2 en el primer piso. Bueno, eso con el primer piso. El segundo es otro cantar. Para subir hay que hacerlo por una escalera delgada semicircular que serviría mucho para una bajada de quinceañera (haz tu sueño realidad) y un baño. Cinco cuartos para tirar-se y relajarse (sic) pero ten cuidado por que las camas no aguantan una buena sacudida ya que se caen los palos de la tarima. Una sala con sillones, amplio sin luz y por otra pequeña escalerita entramos a la sala de video con 3 divanes, una silla, una antesala sin muebles y detrás de una cortina negra.... el cuarto dizque oscuro (sólo de noche). La entrada cuesta 15 soles y 2 por 20 soles de lunes a viernes y los sábados y domingos 15 soles (Es por promoción para que se haga conocido, luego lo subirán me imaguino). Es una buena alternativa, mejor que el Tivoli y que el Sagitario, no tan bueno como el 240 o los saunas de miraflores pero para comenzar no está mal. El tipo de gente que va es de toda edad. Muchos solapas y varios maduros, está muy servido el menú de parroquianos aunque no ví a mozuelos (osea jovencitos arriba de los 18 - me imaguino que pedirán DNI a los de apariencia cuasi infantil aunque lo deben pedir a todos - hasta los 25). No está mal, recomendado y espero que crezca. La zona está céntrica aunque no hay estacionamiento frente al sauna así que a pagar su cochera, piña pues. Si hay algo nuevo sobre este sauna lo escribiré en esta "Guía de los lugares gay de Lima Perú". Otro lugar más para el ambiente y así dicen que Lima discrimina, o por lo menos lo intenta.

El Sauna Fuji, el primer sauna gay del Perú.

Aunque realmente no sé sí el Pardo era gay, yo era muy chibolo para entrar ahí además que me decían que era caro. En esta "Guía de los lugares gay de Lima Perú" escribiré sobre un sauna que fue emblemático de fines de los 80 y los años 90: el Fuji. Quién que no tenga  base 4 y pico no recordará ese sauna, el único gay que había en el Perú. Un lugar regentado por japoneses que se hacían los chinos por el tipo de clientes que iban a su local. Obviamente, el sauna era un éxito porque, aunque los precios eran moderadamente elevados, la gente iba y sí que disfrutaba. Fuí varias veces al local que queda al costado del Ministerio de Finanzas, casi a la espalda de la Catedral. Una entrada donde había una japonesa que cobraba y luego bajar por unas escaleras, por que el sauna era un sótano. Ahí dejaba mis cosas y enrtraba un un mundo de personas de todas las edades, desnudos con toallas cubriendo la dignidad y miradas complices. Ahí vi trencitos por doquier y sin riel. Maduros acariciando a jóvenes y jóvenes teniendo sexo entre ellos. El sida aun no había entrado con fuerza a nuestra sociedad y el sexo no era, en su mayoría, seguro. Fui después de ingresar a la universidad (cuando ingresar a la universidad sí requiería de verdadero sacrificio, no como ahora) a celebrar mi vida de cachimbo para descubrir que no era el único, habían varios egresados, gente de profesión, inclusive uno me hizo una broma diciendome que mi novel promoción ingresaría a la suya, mucho más anterior, y por la puerta falsa (¿understand?). Habían muchos muy maduritos que ahora ya estarán en una buena vida (obviamente retirados o sólo mirando) que gustaban de dar felatio a los jovencitos, tal como ahora pero aquí, en el Fuji, las cosas funcionaban a las mil maravillas. Recuerdo cuantas veces inventaba trabajos grupales sólo para poder ir a ese sauna o cuando no quería entrar al salón de clases. En realidad fui muy afortunado de que no cogiera alguna enfermedad. Los saunas empezaron a abrir y la gente comenzó a "emigrar" a esos nuevos saunas con cuartitos independientes para "relajar a la clientela" y el Fuji fue decayendo. En la actualidad es un hotel para turistas y luego se convirtió en una tienda donde venden churros rellenos (no de los que s comían antes lamentablemente) mas, cuando paso por esa calle siempre trato de mirar ese bendito sauna donde varias veces, sin inhibiciones, algún parroquiano me masajeaba gratis o satisfacía mis más altos instintos con cada ejemplar de la reciente feligresía gay saunera de Lima. En esta "Guía de los lugares gay de Lima Perú", siempre será mi referente e increible historia para los veinte y treinta añeros gays que no creían que a casi la espalda de la catedral, había otro tipo de culto, el culto  al "pecado que da color real" a nuestra pacata sociedad.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Sauna La Salud, a donde nadie a podido llegar

En esta Guia de Lugares Gay de Lima Perú, el que escribe siempre ha sido de las personas que busco diversión hasta en los lugares más insospechados. Así fue que mientras visitaba el único lugar donde había un sauna gay en Lima, estoy hablando del Fuji, allá por los 90, me enteré que no era el único, sino que habrían otros dos pero mucho más caletas, sin embargo uno me llamó la atención por el sólo hecho de que iban policias (mira tu que fantasia ehhh) el sauna La Salud que quedaba a la mitad de la calle Malambito que estaba por la Jr. Colmena muy cerca al la Universidad Villareal. Bueno, debí de haber sido muy osado para entrar a ese lugar por que era, y aún lo es, peligroso por la cantidad de fumones, choros y otros entes que por ahi pulular pero, como el deseo es más poderoso que el temor, fuí a conocer el dichoso sauna. No recuerdo cuanto estaba la entrada pero si recuerdo el llegar, un edificio alto con dos escaleras que daban al mismo mesanine, el nombre de Sauna La Salud escrito en la pared ( y aún sobrevive el letrero) y una escalera para bajar al sótano, por que ahí estaba. Me otorgaron un casillero y baje a las instalaciones. Un lugar blanco pero frio, la cámara de vapor era sólo por el nombre pero sí, habían personas que parecían héteros por fuera, No me atreví a hacer nada, tan sólo mirar. Y si eran policias, pues no lo sabré, solo se que era el jovencito que miraba a los maduritos hacer felatio pero no sexo ( o si había lo harían en otro lugar ). Ciertamente me perturbaba la gente que iba, el lugar no era muy aseado y las toallas, mmmm , mejor ni hablar pero, realmente que se podía esperar de un sauna de barrio. Pero al final iba la gente, no en cantidad pero iba y como les dije, no se si eran policias pero en el fuji ese era el rumor. No se cuando lo cerraron por que al final lo habran cerrado sin pena ni gloria. Aún el nombre del sauna esta ahí entre mucho desmonte y el mismo porton cerrado entre vendedores de libros usados.

jueves, 23 de febrero de 2012

El Imperio, mi disco de siempre

Ahhh querido amigos que leen esta Guía de Lugares Gay de Lima Perú. Quién no recuerda una discoteca que había hace mucho tiempo cerca a la plaza Francia, en un sótano con unas escaleritas tan angostas que te golpeabas la cabeza al descender, sin aire acondicionado (por que en ese tiempo era un lujo que tus 5 soles por entrada no podía costear) un baño que para entrar tenías que bucear por todo el local repleto de gente y su asfixiante aire que respirabas con peligro a neumonía o cualquier otra enfermedad. El imperio fue la segunda discoteca que pise y por primera vez me sentí feliz. A pesar de sus modestas dimensiones, de que estaba en un lugar muy peligroso, de su multitudinaria clientela, el Imperio fue la disco de la cual nunca me olvidaré. Iba con un grupo de amigos de una asociación denominada Germinal a divertirme en sus instalaciones, tomando cerveza y fumando cigarros. Cuantas veces ví a mi amigo Carlos, cuan borracho que estaba, tirar cerveza en la ropa de los bailarines y estos ni cuenta se daban ya que estaban o sudorosos o volando en alcohol. Realmente se debió de ser bien joven para haber aguantado todo el aire tóxico de la dicoteca. La música ochentera y algo de salsa eran su norma. No había tanto jovencito loquita como ahora. La gente atiborraba la minúscula barra gozando de las luces de colores básicas (obviamente no había nada elaborado en cuanto a luces) y del sonido (no sourround ni envolvente no esas cosas modernas) que cuando salías tenías el oido tapado por varias horas. Aún así, el Imperio era buscadito y se llenaba a full. En el centro habían otras discos con el 1031, el Alexis, Sagitario (el primer local) y seguro otra que no recuerdo pero esa disco fue un referente en el centro de Lima. Al final, cerró no se por qué, fue subsituído por un local para gente dark o los que se visten de negro pero hétero al final y por último, ahora lo usa una papelera y hace poco que pasé estaba cerrado Pero cada vez que paso por ahí, ahora que lo recordé en esta Guía de Lugares Gay de Lima Perú, miro las escaleras donde varias veces me golpeé la cabeza con el techo, recuerdo los bailes, los tragos las amanecidas y sobre todo la diversión de una época donde todo era para mi felicidad por haber encontrado un lugar donde divertirme a full con mis amigos de entonces.....mmmm ¿qué habrá sido de la mayoría de ellos?

martes, 21 de febrero de 2012

El minotauro de Lince, ese si que fue un buen lugar para gozar

Ahhhh amigo, no sé si recordarán aquel local que quedaba en Lince en una esquina, por Manuel del Pino de dos pisos, que por fuera no parece pero por dentro es y mucho. En esta Guía de los lugares gay de Lima Perú, nos estamos refieriendo al archiconocidísimo y nostalgiado local del Minotauro (no el que estuvo en el centro y ni mucho menos del que está en surquillo en la actualidad) El verdadero y único Minotauro fue el que estaba en Lince, Ahí cuantas veces me diverti a forro. Fue el primer lugar donde dieron la serie Queer as folk y sólo iba por verla. Pero qué tenía este club-bar, bueno, la lista es grande: video porno, hole glory, pasadiso oscuro, discoteca, bar, karaoke, billar, internet, cuarto para leer revistas gays, cuartitos con tv para sexo, shows, terraza para el cafe o el refresco, lugares para descansar. Ufff, me divertia a montones en ese lugar. Sí te cansabas de ver una peli porno, te ibas a los cuartos con tv con el punto del momento para hacer tu propio porno pero, ojo, claro que te veian por los huecos "estrategicamente diseñados" para ver y colocar cualquier buen apendice que sí el voyerista del costado quisiera, daría o recibiría algunos "profundos besos de parte del que era mirado. O sino algo de sexo con la oscuridad como cómplice, donde no sabías con quién lo habias hecho pero lo habias hecho y gozado a forro. obviamente, mi lugar favorito era la terraza donde despues de una acrobática sesión de sexo (por que los cuartitos eran ridiculamente pequeños con un tv de 14 pulgadas en el techo) tomabas gaseosa o lo que deseabas mientras formabas una nueva relacion con el pata con quien habias tirado y a quien recien te presentarias ya que antes lo llamabas "metemelo fuerte" o "me vengo". Mmmmm me imaguino que se habrian formado muchísimas parejas ahi y montones de relaciones sexuales para satisfacción personal, además de sacavueltas y telenoveleros descubrimientos de infidelidad. Y es que el Minotauro se prestaba para ello, Los patas que iban en su mayoria era para sexo y sexo. Ahí, por 10 soles tenias el cache asegurado o sino, por lo menos la diversión de toda la noche de un sábado, y que importa si sólo tenías para el pasaje, lo habías gozado por que al final el trago de cortesia te refrescaba (y no te quedaba de otra sí eras misio) de todo el sexo que habías hecho. El taco no fue tan apreciado, bueno que querían si ese es un deporte más de héteros que de gays, luego vi que pusieron fulbito. Las revistas eran antiguas pero era la única literatura que podías leer o fotografías que ver. la disco era pequeña pero se llenaba los sábados Los días de la semana había proyección de videos, karaoke, etc. Lamentablemente no todo dura y ese lugar terminó sus días pero en la gloria. Fuí al ultimo día de Minotauro y me regalaron un video porno, todo el trago que pude tomar y el sexo que pude gozar. Terminé mareado pero con mucha tristeza de que ese local ya no funcionaría más. Luego me entere que los dueños pedian mucho y que al final habían vendido el terreno a un Mivivienda. A veces paso por ahi para recordar los pasadisos que recorrí y los cuartos oscuros donde camine. pero sólo veo un edficio y un grupo de niños jugando. Luego el Mino fue inaugurado en el centro arriba de la disco Laberynto que era del mismo dueño. Fuí entusiasmado pero se me quitó en entusiasmo inmediatamente. Ya no había la magia de antaño y las loquitas chibolitas lo habían tomado para sí, al igual que la discoteca. Fuí poco a ese local, como tres veces y ni me di por enterado que también salió de ahi para irse a surquillo. Ya no me interesa el nuevo destino de ese vieo, solo la remembranza que el Lince si lo goce bien. En esta Guia de Lugares Gays de Lima Peru, siempre habrá un lugar en mi corazón para recordar al bienamado Minotauro y su desenfrenado paso por el ambiente gay.

Los videos pornos para una buena sesion de autosexo

En esta Guía de Lugares Gay de Lima Perú, vamos a explorar algunos lugares donde puedes ver porno pero bien visto por que al final, xtube solo te da 1 minuto al igual que gaytube y otros por que lo que les interesa en vender el producto, sin embargo hay tres paginas donde te dan porno por mas de 15 min, buenazos. Uff cuantas veces me he autosatisfecho con estos videos y lo mejor es que tienen un buscador que si les pones interracial te sale videos de sexo interracial de primera, o latinos o older. Hay que saber un poquito pero poco de inglés como para poner sexo maduro (older gay), latino, Perú (y si hay videos de sexo del perú ehh. Seguro que no eres tú el que está en ese video?), interracial, bear (por osos), young (por jovenes) y las demás variantes que tu líbido puede tener. El primero es pornohubgay y el buscador de los temas esta en un espacio donde esta escrito search.... El otro es tube8 y en un cajon que esta al costado de all tube8 esta el buscador para que sólo coloques lo que desees ver y te sale rápido (te sugiero argentina). El otro es extremetube, que al igual que en otros, el buscador esta en un cajoncito al costado de la palabra search, colocas lo que quieres y pones enter o presionas search. Seguro que hay más pero algunos me dicen: ¿y cómo hago para bajarlo y verlo cuando quiero en mi computadora? bueno. hay un programita llamado Real player que debes descargarlo completo, es gratuíto y te da la posibilidad de un programa para bajar cualquier video, sea youtube o estos que te doy. realplayer, solo hagan click en este enlace y dejen que descarge todo, no lo limiten al descargar, tan solo al final te pedirá si deseas el programa básico o el de pago, obviamente, para el de pago tienes que tener una tarjeta de credito, así que sólo usa el básico, pero al final tienes el programita que te digo y cada vez que veas un video aparecera una pestañita preguntando si deseas bajar el video que estas visionando. lo bajas y ya lo tienes en tu disco duro para tu (como dicen los jóvenes ahora) "tu consumo y satisfacción". Choprove.

lunes, 20 de febrero de 2012

El segundo sauna para fornicar

En nuestra Guía de Lugares Gay de Lima Perú deberíamos escribir sobre el primer sauna que hubo en Lima, el Fuji, que estaba en la espalda de la Catedral pero eso será para el siguiente post. Hace poco quise ir al Tivoli, que, despues de los antiguos saunas Fuji y La Salud que ya desaparecieron, éste fue el que los reemplazó (sin contar con el Pardo donde dicen que reinaba Ferrando). Bueno, el Tivoli estaba cerrado, o más que nada clausurado por incumplir una orden municipal (Defensa Civil) (Actualización: este sauna ya funciona normalmente para el beneplácito de las chibolitas loquitas)
 lo cual me parecía raro que no lo cerraran porque tenía muchas deficiencias con otros saunas sobre defensa civil. Bueno, me imaguino que estarán tratando de salir de este aprieto pero mientras tanto comentaré lo que había en ese sauna. Lo primero es que no es chico, relativamente grande con camarás de vapor y seca, gimnasio y sala de videos y cuartos para sexo, recibidor y lugar para comer o beber. Bueno a primera vista parecería que es un lugar adecuado para pasarla bien pero la verdad es que mi abuela esta más caliente que sus salas de vapor y seco. El gimnasio poca gente lo usa y realmente, nunca he visto un gimnasio dentro de un sauna que lo usen mucho, por lo general es decorativo y pocos lo usan. La sala de video cumple su rol y los cuartitos, bueno, les falta mucho, primero más que nada limpieza y cambio de colchonetas. Uno llega y huele a sudor, semen y mucho mal humor. Quizá eso les falte primero (además que el agua caliente te lo dan a cuentagotas, sí es que hay). Pero la verdad, como en el Paraiso, quién no ha caído por el Tivoli. Será acaso por los precios, por que el Tivoli ofrecen los precios más bajos del mercado de saunas gay. lunes y miércoles cuesta 30 soles por dos puntas y los que cumplen años entran gratis (Aunque un amigo que cumplía años, mostro su DNI y ena puerta le dijeron que SÓLO ERA PARA SOCIOS ESA PROMOCIÓN, así que no es muy fiable lo que indican en su web). La gente espera a otro más y se dicen (y lo he hecho yo también) entramos juntos, a voz baja, como si fuera un pedido especial, del cual el otro, obviamente acepta inmediatamente. Claro que hay alucinados que dicen: "entro sólo" y bueno tiene que pagar sus 20 morlacos (aunque antes estaba a 20 x 2 y cada uno 15 soles). Por eso, la población de gente que va más al Tivoli son más que nada jovencitos y muchas loquitas. Así es, aunque en todo lugar hay, ese sauna es donde van más loquitas jovenes (no se han dado cuenta como han proliferado, en mis tiempos no eran así). algunos cincuentones para consumir carne dizque "fresca" y como se habran dado cuenta, esos días se llena a full. De ahí vienen los dividendos del referido sauna. La sala de vapor del segundo piso (por que del primer piso será sala de neblina misia por que no hay vapor) empieza el deporte con felatios y tocamientos, pocos he visto tener sexo por que facil te resbalas en algun momento de la acción y te sacas la M (y que si lo he visto). La sala no tanto, algunos muestran la chala pero todos van de frente a los cuartitos para sexo donde sería genial que hubieran un libro de reserva por que siempre paran ocupados, y por horas, mientras que las loquitas miran por los huecos de las paredes de madera para ganarse alguito. La gente va de todo tipo pero más que nada los jovenes que aún estan estudiando o que tienen pocos recursos. Algunas locas alucinadas que no quieren gastar en el Open sino facil en el Tivoli van también.En fin, sea como sea, el Tivoli es un exito por la cantidad de gente y lo poco que ofrecen ya que como el margen en menor que en otros negocios de saunas, como va más gente gay,  ganan por volumen (como ganado me parece, aparte que ahora el sauna 69 les está haciendo fuerte conpetencia). Los sábados y domingos cuesta 20 soles pero cuando he ido, no había mucha gente, Para que si por ese precio me voy al 240 que es mejor o al nuevo 69 del cual ya hablaré. Aún así, el Tivoli se ha convertido en un referente de sauna gay y no dudo que los dueños de los diferentes saunas nuevos que han abierto hayan visitado sus instalaciones y tambien consumido la carne que se ofrece en los cuartitos del segundo piso. En esta Guia de Lugares Gay de Lima Perú, siempre recordará al Tivoli como un lugar para ir cuando esta misio o quieres mitigar tus gastos ya que es un lugar económico, y facil puedes satisfacer, buscando y rebuscando, tus apetitos más apremiantes con el tipo de persona que te guste, y hay para esocoger, como en ambulante.